DESARROLLAR PRÁCTICAS Y CULTURA DE DEVOPS ES FUNDAMENTAL PARA CATALIZAR LA INNOVACIÓN 

 

La metodología DevOps para la creación de software se basa en la integración entre desarrolladores de software y administradores de sistemas para fabricar aplicaciones más rápidamente, con mayor calidad, a un menor coste. 67% de las grandes empresas ya han adoptado este modelo cultural y organizacional, según cifras del año 2019.   

 

Si le preguntamos a los gerentes de las empresas de hoy cómo es el mundo empresarial actualmente, sin duda, responderían que acelerado. Asimismo, los equipos de TI parecen estar en una carrera constante por desarrollar a un ritmo vertiginoso nuevas funciones y servicios para conquistar a los clientes y ayudar a los empleados a trabajar más inteligentemente. 

En este entorno, el éxito depende de la innovación constante, lo que requiere que las organizaciones evolucionen rápidamente para diseñar e implementar soluciones eficiente y rápidamente, sin importan su tamaño o su sector. 

La metodología DevOps para la creación de software se basa en la integración entre desarrolladores software y administradores de sistemas para fabricar software más rápidamente, con mayor calidad, a un menor coste. 

Para 2017 más de la mitad (51%) de las grandes empresas habían adoptado DevOps y para 2019 la cifra aumentó a 67%, según información de la consultora IDC. Estos datos apuntan a que es imperante el desarrollo de una nueva forma de trabajar que implica herramientas, personas y procesos para tener éxito. 

El enfoque, no obstante, va más allá de la integración de dos áreas fuertemente separadas como son Desarrollo (Dev) y Operaciones (Ops), dado que es un modelo cultural y organizacional que promueve la colaboración para permitir una IT de alto rendimiento que permita alcanzar los objetivos de negocio. 

Principios del DevOps 

La DevOps Agile Skills Association (Dasa) estableció los fundamentos sobre los que se apoya la cultura DevOps y que permiten alcanzar todo su potencial: 

  • Acción centrada en el cliente: el equipo de DevOps debe tomar medidas centradas en el cliente para que constantemente inviertan en productos y servicios. Esto supone también aplicar una orientación muy práctica para liderar cambios y poner el foco en lo que en realidad importa. 
  • Crear teniendo en cuenta el final: el equipo DevOps requiere una visión amplia de producto y servicio, y no sólo de proyecto, lo que también implica la colaboración entre todas las partes desde la concepción hasta la operación. 
  • Responsabilidad de extremo a extremo: cada participante se debe sentir igualmente responsable del producto en todas sus etapas. E foco está puesto en colaborar y no en completar su parte, así como en proporcionar soporte de rendimiento hasta que ocurra el fin de vida, lo que mejora el nivel de responsabilidad y la calidad de los productos diseñados. 
  • Equipos autónomos multidisciplinares (cross funtional): los equipos necesitan tener tanto la competencia como la autonomía necesaria para hacerse realmente responsables de su trabajo. Con sus roles definidos, deben trabajar como un equipo en total colaboración. 
  • Mejora continua: el entorno abierto de innovación requiere una actitud que fomente la mejora continua y el inconformismo. Mejorar requiere experimentar, no tener miedo al fracaso y medir para evaluar si se produce o no la mejora buscada en productos y servicios. 
  • Automatizar todo: la automatización es un principio vital del proceso DevOps. Esto no es solo para el desarrollo de software, sino también para todo el panorama de la infraestructura. Dedicar los recursos disponibles a las actividades que ofrezcan más valor, dejando de lado las que no lo aporten, permite que las personas se centren en lo verdaderamente importante y valioso para el objetivo de la organización. 

Tomando en consideración la complejidad que implican las cargas de trabajo de nuevas aplicaciones y, además, la administración de aplicaciones heredadas personalizadas en una era de innovación digital rápida, DevOps puede representar un desafío para algunas organizaciones. 

Con el servicio Cloud DevOps de BS2, las empresas pueden explotar su potencial en la expansión de prácticas de DevOps para desarrollar, implementar y mantener aplicaciones en la nube de manera automatizada. 

Nuestro servicio está diseñado para catalizar la innovación en los equipos TI de las organizaciones, integrando a los colaboradores de desarrollo y operaciones, así como también a los de control de calidad y de seguridad, para trabajar como uno solo en todo el ciclo de vida de la aplicación, desde el desarrollo y las pruebas hasta la implementación y las operaciones. 

Los servicios especializados en Integración Continua, Entrega Continua, Microservicios , Infraestructura como Código, Monitoreo y Registro, y Comunicación y Colaboración, también son parte de Cloud DevOps de BS2, para llevar a la práctica todos los beneficios de este modelo cultural y organizacional. 

Para más información contactar a: soluciones@bs2.cl